Notifican a una mujer en quechua y lectura fácil para informar que su hija será dada en adopción

ícono jurisprudencia

Carátula: S. V., M. J. (N-K) – Control de legalidad (Ley 9944 – Art. 56). Fecha: 10 de mayo de 2022. Resolución: Protocolo de Actas. Resolución n.° 71.

Tribunal: Juzgado de Niñez, Juventud, Violencia Familia y de Género y Penal Juvenil de la ciudad de Bell Ville , Poder Judicial de Córdoba, Rep. Argentina.

Fecha: 10/05/2022

El Juzgado de Niñez, Juventud, Violencia Familia y de Género y Penal Juvenil de la ciudad de Bell Ville dispuso que una mujer sea notificada en quechua de la sentencia que declara a su hija biológica -de ocho años- en condiciones de ser adoptada. Para ello, el tribunal y la defensa redactaron párrafos de lectura fácil, que fueron traducidos por intérpretes del Instituto de Educación Superior de Culturas Aborígenes de Córdoba.

La notificación se llevó a cabo durante una audiencia presencial que tuvo lugar en la sede del Juzgado. Asistieron la mujer, que solo habla y entiende quechua, su hermano (bilingüe), la jueza y la asesora. Durante ese encuentro, la magistrada le hizo escuchar un audio en su lengua materna. Por medio del texto se explicó a la mujer que si no estaba de acuerdo con la decisión judicial podía recurrirla. Cuando finalizó el audio, la mujer expresó, a través de su hermano, que había entendido el texto que escuchó y que estaba de acuerdo con la decisión de la jueza Azcona. El acta de la audiencia fue suscripta a través de la impresión dígito pulgar, puesto que la mujer no sabía firmar. También se hizo entrega del texto en quechua en formato papel.

En el acta, la magistrada señaló que en los procedimientos judiciales en los que participen personas en condición de vulnerabilidad “deben respetarse sus creencias, su cultura, su idioma y su tierra”. También enfatizó que, conforme a las Reglas de Brasilia, la madre biológica de la niña presentaba múltiples situaciones de vulnerabilidad, lo cual constituye el concepto de interseccionalidad: es mujer, analfabeta, no habla español, no tiene ingresos propios y pertenece a comunidades indígenas. En la actualidad, su hija vive con una familia que, desde hace cinco años, se encarga de proveerle todas las terapias y tratamientos que necesita para alcanzar el desarrollo acorde a su edad. A lo largo de los años, ha generado un vínculo afectivo con sus guardadores y ya identifica ese domicilio como su hogar.

vinculo al artículo

Documento completo


Encuentra más jurisprudencia en Mendoza Legal–Repositorio.